martes, 4 de diciembre de 2007

día triste

pronto sonreirá de nuevo; estamos seguros; hasta entonces todos estaremos a su lado devolviéndola la parte de su generosidad que sepamos; no podremos hacer nada por evitar esa sensación vertiginosa de caer al vacío, de no tener rumbo; solo estar ahí intentando que ella lo sepa; ojalá intuya que todos estamos perdidos...

3 comentarios:

Maria dijo...

Desde luego un día triste, no sabría decir si el más triste de toda mi vida o simplemente uno mas de todos aquellos, dolorosos e infinitos días desde que supimos que no tenía solución y que el paso del tiempo , la enfermedad y sus enormes ganas por vivir le acabarían consumiendo por completo.
Nunca se rindió, en la prueba más dura a la que le sometió la vida.

Sin duda siempre ha sido mi ejemplo.

Ya no volveré a ser la misma, seré más fuerte.
Con el tiempo volveré a sonreir, por vosotros, los que siempre habeis estado a mi lado, pero sobre todo por ella.

Ana dijo...

Ahora eres tu nuestro ejemplo de fuerza, cada vez que sonrías sabemos que lo haras por ella y nosotros también sonreiremos.

te queremos mucho.

Anónimo dijo...

Soy incapaz de ponerme en tu lugar; quizá porque yo no tengo ese vínculo que tú tenías (y seguirás teniendo, aunque de otra forma) con tu madre.
Te envidio; mucho.
Y te quiero; también mucho, aunque cada uno lo demostremos "de aquella manera".